AMBLIOPÍA (OJO FLOJO)

 

Se ha llamado "ojo flojo" cuando este no alcanza una visión adecuada desde la infancia.

 

Las causas de ojo flojo o ambliopía pueden ser varias, la más frecuente es por defectos refractivos especialmente el astigmatismo hipermetrópico, en la que simplemente la adecuada adaptación a las gafas mejorará las espectativas de la visión. Otras causas son el estrabismo (desviación de los ojos) y los defectos oculares en donde se haya interrumpido la entrada de luz hacia el ojo.

 

La falta de un adecuado desarrollo visual es una de las características del ojo ambliope u ojo flojo, la falta de contraste, defecto en los contornos, en los movimientos y desviación ocular son evidentes en el ojo flojo, pero la repercusión a nivel cerebral puede resultar más importante y deteriorar o retrasar la adquisición de otras habilidades que dependen de la visión binocular.

 

Para que exista buena binocularidad se requiere e la participación de ambas imágenes en el cerebro, la interrupción del desarrollo en uno de los ojos impedirá esta adecuada evolución.

 

Los tratamientos actuales del ojo ambliope incluye hacerle trabajar simultáneamente con el otro ojo para favorecer la participación de esa imagen a nivel cerebral.

 

Los tratamientos de la ambliopía requieren una continuidad para asegurar que la visión se recupere hacia las mejores condiciones posibles.

 

Mejorar la ambliopía es mejorar las funciones cerebrales visumotoras.